domingo, 22 de septiembre de 2013

La muerte vestida de amarillo

-No me casaré con nadie -le dijo-, pero menos contigo. Quieres tanto a Aureliano que te vas a casar conmigo porque no puedes casarte con él.

El coronel Gerineldo Márquez era un hombre paciente. «Volveré a insistir -dijo-. Tarde o temprano te convenceré.» Siguió visitando la casa. Encerrada en el dormitorio, mordiendo un llanto secreto, Amaranta se metía los dedos en los oídos para no escuchar la voz del pretendiente que le contaba a Úrsula las últimas noticias de la guerra, y a pesar de que se moría por verlo, tuvo fuerzas para no salir a su encuentro.

El coronel Aureliano Buendía disponía entonces de tiempo para enviar cada dos semanas un informe pormenorizado a Macondo. Pero sólo una vez, casi ocho meses después de haberse ido, le escribió a Úrsula. Un emisario especial llevó a la casa un sobre lacrado, dentro del cual había
un papel escrito con la caligrafía preciosista del coronel: Cuiden mucho a papá porque se va amorir. Úrsula se alarmó: «Si Aureliano lo dice, Aureliano lo sabe», dijo. Y pidió ayuda para llevar a José Arcadio Buendía a su dormitorio. No sólo era tan pesado como siempre, sino que en prolongada estancia bajo el castaño había desarrollado la facultad de aumentar de peso voluntariamente, hasta el punto de que siete hombres no pudieron con él y tuvieron que llevarlo a rastras a la cama. Un tufo de hongos tiernos, de flor de palo, de antigua y reconcentrada intemperie impregnó el aire del dormitorio cuando empezó a respirarlo el viejo colosal macerado por el sol y la lluvia. Al día siguiente no amaneció en la cama. Después de buscarlo por todos los cuartos, Úrsula lo encontró otra vez bajo el castaño. Entonces lo amarraron a la cama. A pesar de su fuerza intacta, José Arcadio Buendía no estaba en condiciones de luchar. Todo le daba lo mismo. Si volvió al castaño no fue por su voluntad sino por una costumbre del cuerpo. 
Úrsula lo atendía, le daba de comer, le llevaba noticias de Aureliano. Pero en realidad, la única persona con quien él podía tener contacto desde hacía mucho tiempo, era con Prudencio Aguilar.
Ya casi pulverizado por la profunda decrepitud de la muerte, Prudencio Aguilar iba dos veces al día a conversar con él. Hablaban de gallos. Se prometían establecer un criadero de animales magníficos, no tanto por disfrutar de unas victorias que entonces no les harían falta, sino por tener algo con qué distraerse en los tediosos domingos de la muerte. Era Prudencio Aguilar quien lo limpiaba, le daba de comer y le llevaba noticias espléndidas de un desconocido que se llamaba Aureliano y que era coronel en la guerra.
Cuando estaba solo, José Arcadio Buendía se consolaba con el sueño de los cuartos infinitos. Soñaba que se levantaba de la cama, abría la puerta y pasaba a otro cuarto igual, con la misma cama de cabecera de hierro forjado, el mismo sillón de mimbre y el mismo cuadrito de la Virgen de los Remedios en la pared del fondo. De ese cuarto pasaba a otro exactamente igual, cuya puerta abría para pasar a otro exactamente igual, y luego a otro exactamente igual, hasta el infinito. Le gustaba irse de cuarto en cuarto, como en una galería de espejos paralelos, hasta que Prudencio Aguilar le tocaba el hombro. Entonces regresaba de cuarto en cuarto, despertando hacia atrás, recorriendo el camino inverso, y encontraba a Prudencio Aguilar en el cuarto de la realidad. Pero una noche, dos semanas después de que lo llevaron a la cama, Prudencio Aguilar le tocó el hombro en un cuarto intermedio, y él se quedó allí para siempre, creyendo que era el cuarto real. A la mañana siguiente Úrsula le llevaba el desayuno cuando vio acercarse un hombre por el corredor. Era pequeño y macizo, con un traje de paño negro y un sombrero también negro, enorme, hundido hasta los ojos taciturnos. «Dios mío -pensó Úrsula-. Hubiera jurado que era Melquíades.» Era Cataure, el hermano de Visitación, que había abandonado la casa huyendo de la peste del insomnio, y de quien nunca se volvió a tener noticia. Visitación le preguntó por qué había vuelto, y él le contestó en su lengua solemne:
-He venido al sepelio del rey.
Entonces entraron al cuarto de José Arcadio Buendía, lo sacudieron con todas sus fuerzas, le gritaron al oído, le pusieron un espejo frente a las fosas nasales, pero no pudieron despertarlo. Poco después, cuando el carpintero le tomaba las medidas para el ataúd, vieron a través de la ventana que estaba cayendo una llovizna de minúsculas flores amarillas. 
Cayeron toda la noche sobre el pueblo en una tormenta silenciosa, y cubrieron los techos y atascaron las puertas, y sofocaron a los animales que durmieron a la intemperie. Tantas flores cayeron del cielo, que las calles amanecieron tapizadas de una colcha compacta, y tuvieron que despejarlas con palas y rastrillos para que pudiera pasar el entierro.

De Cien Años de Soledad

56 comentarios:

  1. el realismo mágico siempre presente en este libro
    lo hace un imperdible

    abrazos y feliz domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La gran mayoría de los latinoamericanos aún no somos conscientes de los inmensos recursos espirituales y existenciales que nos han legado nuestros novelistas. Una reserva de vida que el "realismo mágico" se esforzó en indicar.
      Asombroso es que dentro de la educación de nuestros conciudadanos sean niños o adultos se proscribe lentamente a nuestros escritores, un oscurantismo que se robustece con el despojo de las ciencias humanísticas y sociales al tiempo que se privatiza hasta por mero capricho la más alta reserva de nuestros bienes públicos: La educación.
      Nuestra capacidad de plastificar puede ser raquítica y hasta traumática o por el contrario puede ser fluida, desbordante o luminosa todo un destello en la sonrisa del triunfo y de la libertad.
      Abrazos Poeta!!!

      Eliminar
    2. los latinoaméricanos por esencia buscamos respuestas más allá de las convencionalidades
      dentro de los pueblos la conciencia subyace y se regenera
      pero es más fácil seguir la imposición de las grandes macroeconomías que nos enyugan a la larga
      pero basta una pequeña grieta y simplemente nos escapamos

      aún en la educación o religión, ya se sabe, todo se adapta a la escala de ciertas costumbres ancestrales, de lo contrario no resulta

      cosa que con los europeos se ha perdido, ellos están más automatizados
      y dependen en muchas cosas básicas de la tecnología

      buena semana

      Eliminar
  2. Qué gusto leer algo de "Cien años de soledad". Nunca me canso de esta novela. Han sido cuatro las veces que la he leído y aún sigo descubriéndole nuevos y ricos matices. Es una auténtica obra maestra, uno de mis libros preferidos, si no el que más.
    En cuanto al significado del amarillo en la obra, podría dar lugar a largas disquisiciones. A mí me gusta y no le busco demasiadas. A García Márquez le gustan las rosas amarillas, es bien sabido.
    Un abrazo, Aristos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja ja mi querida Novelista Isabel comprendo perfectamente ese gusto por esta obra, no podría yo decir cuantas veces he leído esta novela, desde "Muchos años después, frente al pelotón de fusilamiento,..." hasta "...las estirpes condenadas a cien años de soledad no tenían una segunda oportunidad sobre la tierra." Nota que el final de la novela es en una ciudad de los espejos o de los espejismos que sería arrasada por el viento, compara esto con la figura del hielo con que se inicia la novela, ambos son elementos frágiles muy dispuestos al cambio y a la no permanencia.
      Ahora leo esta obra con el método del azar, cada cuanto abro el libro en cualquier página y leo un párrafo o toda la página o todo el capítulo y así en un juego de espejos hasta el infinito ja ja ja. Solo falta que lluevan flores amarillas, aunque a decir verdad ya empiezan a caer la primeras. En este juego hay algunos párrafos que ya he podido memorizar sin proponérmelo.
      Esta novela es muy rica en simbolismos y estructuras míticas. Pero aparte de todo ello lo que se presta para interminables y más que entretenidas tertulias es la relación directa con nuestra facultad vital de imaginar y de crear, facultad sin la cual el ser humano no sería en sus dos patas y e toda su civilización...y en su corazón ja ja ja.
      Como puedes ver mi querida artista al abrir un solo renglón de esta obra quedan ya muchos pendientes para poder ser y seguir siendo, esto del realismo mágico va mucho más allá de una simple etiqueta.
      Besos querida Escritora!!!

      Eliminar

  3. Eso es escribir, lo demás... unir las sílabas para formar palabras, a ver si nos sale una frase que tenga sentido.

    · Saludos, filósofo

    · CR · & · LMA ·


    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amigo Ñoco ya te decía que eso del alfa y el omega nos lo iríamos encontrando a medida que se vayan abriendo más capítulos de la conferencia de Borges sobre la Cábala. Nacer y morir pueden ser dramas que se empaten al tapiz de eventos históricos o pueden pasar desapercibidos.
      La muerte tiene un color dependiendo de las culturas y de los individuos y su independencia de vida. Generalmente tomamos prestado el color negro, pero artistas como el citado aquí y García Lorca a través del color amarillo el uno y verde el otro nos dan una visión distinta de ella y el morir pasa a ser un drama más de la serie que iniciamos cuando nuestros padres se conocieron para darle continuidad a la especie.
      García Márquez confesó que para escribir esta novela invirtió en cada uno de sus días casi por más de dieciocho meses una rutina que iba desde las 9 am hasta las 2 pm y dice que teniendo mucha fortuna podía acabar una página cada día!!! Se nota entonces el peso de la escritura de un escritor que ya para entonces había publicado magistrales cuentos y otras novelas como "El coronel no tiene quien le escriba" la que es considerada por muchos estudiosos como la mejor obra de este Escritor.
      Bien seguimos entonces en este juego de espejos o espejismos y tal vez podamos hacernos un espacio en el drama de la historia ja ja ja.
      Abrazos Artista!!!

      Eliminar
  4. Un árbol geneálogico digno de estudio jaja, donde el alma familiar deambula y repite historias y nombres como piezas de un gran reloj universal en una dimensión totalizadora y fascinante, para entrar de lleno en la verdadera vida del hombre, con todos sus tormentos reales o imaginarios, su vida social, sexual y espiritual.

    Como decía Gabo, "... en ésa aldea el mundo era tan reciente, que muchas cosas carecían de nombre, y para mencionarlas había que señalarlas con el dedo..."

    Hace tiempo que la leí, pero como bien decís es bueno retomar a ella de vez en cuando.

    Te dejo un inmenso abrazo querido filósofo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Acabo de leer las primeras setenta y cinco cuartillas de Cien años de soledad.
      Son absolutamente magistrales... Toda la historia «ficticia" coexiste con la
      historia «real", lo soñado con lo documentado, y gracias a las leyendas, las
      mentiras, las exageraciones, los mitos... Macando se convierte en un territorio
      universal. en una historia casi bíblica de las fundaciones y las generaciones
      y las degeneraciones, en una historia del origen y destino del tiempo humano
      y de los sueños y deseos con lo que los hombres se conservan o destruyen."
      CARLOS FUENTES 1966

      Querida Adriana esta novela pasa de las meras escenas magistrales escritas, para interactuar con los sustentos de cada persona que la lee. Compenetrar meditación y lectura es un ejercicio que aquí se hace realidad, meditación entendida y sentida como la demanda de nuestro afecto por nuestro entorno e historia y ofrenda a nuestro presente. Preguntarse por el origen y el fin desde el arte se constituye en una facultad y avance de consciencia liberadora que esta novela desarrolla con minucia placer y detalle.
      Besos Poeta!!!

      Eliminar
  5. Cien Años de Soledad me parece un libro impresionante, es una de las mejores novelas que se han escrito, en mi opinión. Tenía unos trece años cuando leí a Márquez, concretamente este libro, y me impactó.
    Soy una fiel seguidora del Realismo Mágico y de él. Lo leí otra vez y me queda pendiente una tercera vez, supongo.
    Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. 13 años es una edad óptima para disfrutar de la literatura porque es un periodo de la vida donde la imaginación ha madurado y está viva, crepitando!!! La flecha de nuestro destino está en su máxima tensión en el arco de nuestras posibilidades para condenarnos a la adultez o a la genialidad que nos hará eternos agradecidos con el milagro y entusiasmo de la vida.
      Si llega esa tercera vez, espero me tengas en cuenta para intercambiar comentarios.
      No hay duda que los artistas le sacan mayor partida a esta vida, pues la pasión entre ellos y el universo es una relación luminosa!!! auténticamente desde el corazón!!!
      Besos querida Fotógrafa Poeta!!!

      Eliminar
  6. Ya te he leído en algunas ocasiones tu admiración por García Márquez y especialmente por esta obra que has leído y releído de formas diferentes (azar o con plan predeterminado).

    No soy conocedora de esta obra al nivel en que te sitúa tu aprecio por ella y las muchas relecturas. Sé que quieres conducirnos a algún lugar pero no sé a cuál. Así que desde una única lectura de la obra y ya hace tiempo me animo a comentar alguna cosa.

    Me gusta especialmente la relación que establece entre realidad y ficción. La encuentro en el fragmento de los cuartos infinitos, al ir de cuarto en cuarto, como en una galería de espejos paralelos entraba en la magia, en la ficción, necesitando de Prudencio Aguilar para que le tocara el hombro, y regresar de cuarto en cuarto, despertando hacia atrás, recorriendo el camino inverso encontrando a Prudencio Aguilar en el cuarto de la realidad.

    El tiempo cíclico, la historia parece estática y repetirse continuamente; pero a la vez hay un tiempo y un lugar histórico (Colombia en el siglo XIX y mediados del XX).

    La soledad como tema recurrente que también se aprecia en el fragmento que has seleccionado.

    Y para acabar, que me estoy alargando, alguna referencia que me gusta especialmente, de hecho imágenes muy sugerentes para mi:

    *Morder un llanto secreto
    *Si volvió al castaño no fue por su voluntad sino por una costumbre del cuerpo.
    *La llovizna de minúsculas flores amarillas que enlaza con tu título.

    Un beso que resbala por una risa cantarina secreta :))

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. "Sé que quieres conducirnos a algún lugar pero no sé a cuál" Al cielo querida Laura Uve, al cielo y por la vía del corazón despierto que es la única vía para llegar ja ja ja.
      Sé lo ocupadísima que estás pero si te queda alguna brizna de espacio en tu programa ponle atención a esta media hora de entrevista: http://www.youtube.com/watch?v=o__ZgfSh1AM
      Es recurrente de principio a fin en esta obra la repetición, el eterno retorno, el tiempo circular como reclamo y denuncia del espejismo y hechizo de un tiempo lineal, tiempo circular que es el segundo paso donde se puede romper el huevo para dar paso a una nueva creación. José Arcadio Buendía descubre que la tierra no es plana, no es una línea recta con dos extremos como principio y fin, descubre que la tierra es redonda y los extremos del principio y el fin son un mero engaño que constantemente se tocan y se truecan en una repetición infinita con la inevitable consecuencia de la soledad.
      Sabes que aquí te puedes alargar, lo que siempre se agradece y no hay el menor reproche por ello, entre más mucho mejor ja ja ja.
      Esta novela está en la auténtica dimensión del universo de la poesía y es claro ejemplo de cómo el arte nos muestra la verdadera dimensión que sustenta lo humano, es una escritura para espíritus libres. Camus nos decía " El esfuerzo de la Gran Literatura consiste en crear universos cerrados o tipos perfectos.
      El mundo novelesco no es si no la corrección de este mundo.
      El novelista aspira a la unidad y revela con ello una NECESIDAD METAFISICA"

      Besos mi querida Doc. con risa cantarina y todo ja ja ja!!!

      Eliminar
  7. Creo que estoy perdida en las fotos. Un abrazo, feliz semana.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Amapola Azul nota que la novela empieza con el contraste de una aldea muy caliente donde llega el hielo, imagínate en una playa con una temperatura por encima de los 30 grados centígrados a pleno medio día y pasa alguien con una bebida fría rebosante con cubos de hielo, justo allí empieza la novela, con la agitación y avivamiento de los sentidos. Muchas composiciones musicales están en alguna clave, sol, la, re...etc. Igual pasa con las otras artes, por ejemplo una escultura puede estar en clave de la aspereza, una pintura en clave azul, o amarilla, recuerda el periodo azul de Picasso, una novela puede estar ambientada en una atmósfera cálida o fría, solar o nocturna. El color amarillo es un color cálido, en palabras de Van Gohg "El amarillo es el color de Dios" ja ja ja.
      Los cuadros citados del pintor en la publicación son una ambientación que asocia las claves de la novela y el espíritu del pintor.
      Besos querida Amapola en clave de Azul ja ja ja!!!

      Eliminar
    2. Se me olvidó decirte que a la muerte también le podemos dar su clave, en negro, azul, violeta, blanca, verde, naranja, amarilla, todo depende si la quieres crear o adaptar con la oferta ya existente. También puede estar en clave de gong, campanitas, avalancha...
      o en clave de sabor de helado de vainilla, en cálido tequila...
      Las posibilidades son infinitas, pero estamos acostumbrados a una sola clave o a ninguna.
      Si te queda algo de tiempo dale una vista a esta película.
      http://www.youtube.com/watch?v=ioj0PQDPQPI
      Besos!!!

      Eliminar
  8. Si, me gustó el libro, la verdad que me encantó.
    Gracias por el fragmento.
    :)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Toda una joya de la literatura universal!!!
      Besos!!!

      Eliminar
  9. Una de mis lecturas favoritas hace unas cuantas décadas, gracias a mis hermanas mayores. Un libro indispensable, ¡qué capacidad!
    Besotes

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Una capacidad inmensa!!! querida Virgi, indispensable en la literatura universal.
      Besos mi querida Canaria.

      Eliminar
  10. ¡Ah, durante un tiempo me sabía de memoria unas cuantas líneas!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se pega fácil y sin esfuerzo ja ja ja.
      Más besos!!!

      Eliminar
  11. Mi querido Aristos:

    Esta es una entrada para mi goce espiritual y que me devuelve al pasado cuando, aún en Colombia y muy joven, me enfrenté a dos grandes obras, al principio sin entender nada y, después, poco a poco, fui "fui saboreando" la fastuosidad artística de dos genios del arte: Gabriel García Márquez y Vincent Van Gogh. En realidad, intenté leer "Cien años de Soledad", sin éxito en Colombia, pero, una noche de frío invierno, por aquéllos primeros días en Suecia, cerca a una ciudad que se llama Timrå, volví a enfrentarme a esta colosal obra del realismo mágico y descubrí ese mundo mágico de Macondo; y, poco después, me acerqué mucho más a la obra de uno de mis favoritos en la pintura impresionista y, por eso mismo, me parece un acierto haber comenzado esta entrada con "Los girasoles", una de las pinturas más celebradas del artista holandés porque ella tiene con sus tonos amarillos un efecto de preparación para enfrentarnos a ese capítulo, magistral por donde se le mire, de Cien Años de Soledad, ese amarillo es el que habrá de dominar la escena más tarde al morir el viejo José Arcadio Buendía, una de las escenas más hermosamente logradas del llamado realismo mágico.
    Muy buena la idea de repetir la pintura del "Cuarto de Van Gogh" para tratar de representar ese ir y volver de José Arcadio por los cuartos infinitos.
    Bueno, viejo Aristos, ahora seguiré recordando mis días felices en Praga.
    Recibe un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensé en un primer momento iniciar con "Campo de trigo con cuervos" pero desistí por el morbo y sensacionalismo idealista que se le ha impreso a este cuadro, lejos de lo que quería expresar el pintor acerca de la muerte y lo que expresó Gabo al escribir sobre ella en este pasaje.
      Es abismante la diferencia de la sensación de la muerte con sólo cambiarle el color.
      Justo lo que pretenden los artistas, escapar a la repetición milenaria de nuestro tiempo y tiempos.
      Queda entonces en evidencia aquello que "tenemos el arte para no perecer en la verdad" ja ja ja.
      Abrazos Poeta!!!

      Eliminar
  12. gracias por tus huellas
    ten una semana provechosa
    :D
    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Seguimos en contacto guerrera de las letras.
      Abrazos!!!

      Eliminar
  13. Si existe una obra literaria con la que me he muerto en amarillo, verde y rojo de gusto mil veces para mi, es esta, mi querido ARISTOS, con ella empecé a amar la literatura, siempre será mi libro, como en música lo es ESTA otra ( que además también es la BSO de una de las pelis románticas más bonitas que he visto "Somewhere in time") y qué curioso jajaja aunque en pintura no lo tengo tan definido Van Gogh, sin duda es otro de mis grandísimos favoritos, supongo que me identifico con esa fastuosa imaginación brillante y llena de color en la que como nadie navegaron estos tres genios, Márquez, Rachmaninoff y el pintor sin oreja ;))

    Cien años de soledad para mi es sobre todo un universo inmenso de sensaciones... olores que se mastican, imágenes que huelen, círculos concéntricos de vidas que se interseccionan hasta tejer una tela de araña mágica y brillante en la que el continuo retorno de las vidas de sus personajes te narcotiza. Siempre he pensado que Márquez sacó tantísimo pañuelos de su chistera que debió quedar exhausto al terminar esta maravilla. Nadie ha conseguido jamás describir con tantísimo preciosismo tantísimas personalidades diferentes y semejantes a la vez, predeterminadas por un nombre... ni nadie pintó con letras cuadros tan increíbles como él. Has escogido una de sus imágenes que más me impacto cuando la leí, esa lluvia de flores amarillas que cubrió todo Macando... se le puede hacer a alguien un homenaje más preciosismo e increíble cuando se va, Jose Arcadio Buendía era el patriarca y primero de una estirpe y a su partida ¡¡cómo no!! el cielo lloró flores... pero no, no nooo... no una lluvia chispeante, no. Toneladas y toneladas de flores...

    Todo en Cien años de soledad es excesivo, hay tanto tanto que recordar que lo malo de la peste de insomnio no es no poder dormir, es “olvidar” eso es lo más imperdonable, lo inadmisible...Melquiades es el albacea de este sueño increíble y tú me has hecho muy feliz por hacerme recordarlo aquí contigo y que no me ataque la peste esa que llevo sufriendo desde que nací, la del olvido jajaja ¿sabes la de veces que he pensado que también yo terminaré escribiéndole el nombre a cada cosa para poder recordar como se llaman? soy taaan despistada, me da tanta, tantísima rabia no ser capaz de recodar todo lo que se me ha ocurrido y se me esfuma de la cabeza... a veces creo que siempre he sido una habitante de Macando, solo que se equivocaron y me dejaron fuera jajaja cada vez que tiendo la ropa, recuerdo a Remedios la bella elevándose al cielo agarrada a la sábana ... otra de mis imágenes favoritas... lo siento Aristos, me he ido completamente, perdóname mejor corto porque si me dejo te atiborro el bloc y aunque sé que no digo nada que merezca la pena, es como si hablara de un ser real muy muy querido para mi, no sabes lo que te agradezco que me hayas permitido soltarte un pedacito de mi inmenso cariño por Cien años de soledad... miles y miles de gracias, toneladas de besos que te cubran como esa lluvia preciosa de flores amarillas ;))

    Muaaaaaaaakss!! enorme mi querido profe...
    Aaah! riquísimo tu café Mmmm su aroma, lo más rico, gracias también por él.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En la película que refieres el protagonista se somete a una terapia de hipnosis y se da cuenta de la prenda de su corazón en su vida pasada. Curiosamente la pieza musical que citas fue creada igualmente por un artista que fue sometido a terapia hipnótica para recobrar su potencial creativo y artístico seriamente afectado por episodio agudo de depresión emocional.
      Esos atardeceres otoñales que ilustran tu última publicación tienen mucha relación con el amarillo de los girasoles que luchan por la luz, por el amarillo.
      Y ya que trajiste el tema de la música te copio este interesante escrito:
      El Premio Nobel de Literatura Gabriel García Márquez, narra en su evocador libro Vivir para contarla, cómo después de una adolescencia en la que estuvo enamorado de la música caribeña, los mambos de Pérez Prado y los boleros de la Sonora Matancera; al llegar a la madurez se ocupó de los grandes maestros de todos los tiempos.
      García Márquez comenzó a identificarse con ellos, al descubrir que cuando escribía sus novelas oyendo esas melodías, se profundizaba su amor por la literatura.
      Entre 1965 y 1966, en México, inmerso en la creación de Cien años de soledad, sólo tenía dos discos: Los Preludios, de Debussy; y Que noche la de aquel día, de Los Beatles.
      Estimulado por el ritmo que le aportaba a su creación el escuchar música, decidió fortalecer la discoteca: El cello de Vivaldi a Brahms; el violín, de Corelli a Schöenberg; el clave y el piano, de Bach a Bartok.
      Años más tarde, García Márquez confesó que cuando escribía su sexta novela: El otoño del patriarca, escuchaba siempre el Tercer concierto para piano de Bela Bartok.
      Descubrió afinidades sorprendentes entre la novela y la composición del gran folclorista húngaro, y las atribuye a que en ese momento lo oía sin misericordia, mientras escribía.
      Dos críticos de Barcelona lo sorprendieran con la afirmación, de que El otoño del patriarca y el Concierto de Bartok tenían la misma estructura. El novelista colombiano aseguró que aunque esa revelación le causó gran alegría, sigue sin entender las analogías que plantearon aquellos dos críticos.
      Gabriel García Márquez se ha mantenido fiel a su predilección por Bela Bartok, y cuando recogió el Nobel de Literatura pidió que se escuchara durante la ceremonia, el Concierto para Orquesta de ese compositor, y en especial el movimiento que hace alusión al juego de las parejas.
      http://www.cmbfradio.icrt.cu/articulo.php?art=703

      Eliminar
    2. Estamos acostumbrados a diseccionar nuestras realidades y vivencias y habitar en una minúscula migaja de todo lo que podemos ser, desperdiciando toda el cúmulo de posibilidades para el cual hemos sido creados.
      El arte tiene la propiedad de conducirnos a ese país de las maravillas de Alicia y entregarnos las claves ocultas de nuestra verdad. Bela Bartok compuso una obra más como un ejercicio para pianistas basada en la "divina proporción" de los números de Fibonacci. Toda obra tiene una estructura no visible, latente, lo que en esta novela de Gabo se transparente en el papel de Melquiades quien resulta ser el narrador de la obra y será el último de los Buendía quien logre descifrar y leer en los pergaminos la historia ya escrita antes de ser escrita y vivida.
      Y es aquí donde está el remedio contra tu preocupación del olvido querida María ja ja ja, en lo excesivo y en el desmandarse en los excesos, ya que todo sea proceso u objeto, suspiro o palabra es fruto de los excesos y para los excesos, otra cosa es que por nuestra dinámica de economía tomemos solo una minúscula parte de todo y así vivamos, minúsculamente. Toma por ejemplo cualquier cosa que te llame la atención, y mira a su interior de allí surgirá una historia con todos sus dramas que compromete su porqué llegó allí su función actual y futura, toda una trama que la vivifica y la humaniza, fantástico. Una sola nota tiene varios tonos, al igual que un color o una textura o un sabor...todo depende de la intensidad que le exijamos en un momento dado, y no hablemos de un beso ja ja ja...Las cosas sin historia y sin intensidades pronto caen en el olvido o apenas son percibidas...

      Eliminar
    3. Este papel de ver más allá de la superficie es una constante en el arte desde mucho antes del ciego Tiresias que ya había visto todas las claves del drama del Rey Edipo.

      En la carta de cafés que dejé en tu blog sobra decirte que para mi son muy atractivos el caribeño y ese que sirve para el frío ja ja ja.

      Besos y besos mi querida Hiperlocuela ja ja ja!!!

      Eliminar
  14. Cien años de Soledad. Recuerdo este libro, creo haberlo leído como a los quince o diez años. Lo odié, con el transcurso de los años y de la vida lo comencé a valorar en toda su dimensión. Hoy forma parte de esos libros a los cuales retornas como las olas del mar. Macondo no tan solo es un lugar mágico, también fue nuestra amada Sudamérica que vivió por tanto tiempo oculta del resto de la civilización.
    Los cuadros elegidos de Van Gogh, mágicos, tanto como la imaginación de García Márquez.
    Un fuerte abrazo Aristos querido.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Magnífica apreciación de una orfebre del color y de la palabra relacionando al pintor y al escritor.
      Los artistas tienen esa relación directa con el palpito y el aliento de la tierra y del mundo, eres una de las bendecidas para hablar en y desde el sentimiento profundo del universo. Que brille el color y la palabra grite y cante desde tu corazón.
      Besos Artista!!!

      Eliminar
  15. Maravilloso el libro, me dieron ganas de retomarlo. Hace como mil años que lo leí, una obra maestra sin duda.
    Lo que más me ha gustado ha sido la mezcla de imágenes que has puesto, su repetición, los girasoles y la habitación de Van Gogh, encajan a la perfección con las letras. Sobre todo esa repetición enfatizando si cabe más las letras...
    Que bueno es venir a tu casa!

    Besos mediterráneos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Esta novela es toda una cantera de la que se puede nutrir todo taller de cualquier artista, sus recursos estéticos son infinitos.
      Generalmente hay sucesos donde recreamos la muerte artísticamente o dentro de nuestras más cotidianas actividades como son las del sueño, y el soñar.
      Gabo menciona tres elementos en la habitación luego de abrir la puerta para entrar, la cama, el sillón, y el cuadro. Nota que en el cuadro de Van Gohg estos elementos están todos en amarillo y dispuestos dentro de la obra en una espiral que igual entra y sale por la misma puerta. No es gratuito este fenómeno, pues los que saben de crítica pictórica y los estudiantes de pintura en sus primeras asignaturas estudian el ritmo de los elementos dentro de un cuadro, y es una de las constantes esta la de espiral en la organización de los elementos dentro de una obra. Esa sensación de José Arcadio Buendía de desconectarse de la "realidad" todos la hemos vivido alguna vez o muchas veces frente a distintas experiencias, Van Gohg lo evidencia en sus obras, lo mismo que el escritor en este pasaje. Bueno un tema que da para mucho...hablar y experimentar ja ja ja.
      Besos Poeta!!!

      Eliminar
  16. Siempre tuve un problemilla con ese libro.
    Primero porque me obligaron a leerlo, segundo, porque lo leí y no me gustó. Tercero porque lo volví a releer y no me aportó nada. Cuarto, porque me tocó volverlo a leer por obligación y tuve que dar clases y mantener oposiciones en tribunal. Quinto, que me acuchillen por decir que no me gustó y lo sufrí como un calvario.
    Sobre el amarillo, aquí nuestro Molière se dejó la piel en un escenario, y desde entonces trae mal augurio, y mal fario...
    Las mariposas, nunca me gustaron...
    Me asustan. Como muchos de los insectos que se transforman y se pierden en la metamorfosis.

    Y más nada.

    Hasta aquí te puedo leer y comentar.

    Un beso grande y enorme, mi Caribe.
    Y gracias por tu ser sin estar y tu presencia.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ha sido una relación muy desafortunada la tuya con esta magnífica obra.
      Bueno a mí sí que me ha aportado montones desde la primera vez que lo leí y cada vez que la leo que es muy a menudo y desde siempre. Es la obra literaria en lengua hispana más estudiada, comentada, y vendida tanto en su lengua original como en otras lenguas, más que el mismo Don Quijote incluso. Sólo la primera impresión legal en China en este año superó ya el millón de copias!!! Una obra que ya, sin la menor duda se posicionó como una de las referentes de la literatura universal.
      Uno de los propósitos de su cita en esta edición, aparte de promocionar su lectura ja ja ja, es hacer el contraste con el tema de la publicación pasada, cómo las capacidades humanas para asir al mundo en el juego del espíritu pueden enriquecer la vida o desfavorecerla. Sobre este pasaje de la muerte de José Arcadio Buendía se puede incluso escribir un libro, aquí en los comentarios me limito a algunas trazas ajustadas al tema de la conferencia de Borges que vengo tratando desde hace algún tiempo. Contrastar las visiones de la muerte es contrastar los modos de vida y de pensar.
      Moliere tengo entendido que no murió por usar una bata amarilla en esa última función de “El enfermo” una comedia basada en la hipocondría del protagonista, si no por su avanzada tuberculosis que coincidencialmente presentó su último pico agudo debido a un sobre esfuerzo para toser que demandaba la obra. Hay que entender que la superstición de la mala suerte para usar el color amarillo dentro del teatro nace en 1670, época donde el oscurantismo medieval aún estaba vivo, aparte que en el mundo del teatro desde siempre se ha manejado toda una dinámica teúrgica enfocada a la superstición
      El amarillo dentro de las creencias también tiene una fuerte incidencia en la buena suerte y muy divertida por estas tierras ja ja ja cada 31 de Diciembre de lo que pueden dar tanto caballeros como damas. Toda una buena suerte amarilla!!!
      Y ya, para dejar de ser latoso te dejo este último enlaceartistas en amarillo
      Hay muchos eventos que el arte mismo puede reinterpretar y de eso se ocupa la literatura, es uno de los principales atractivos del realismo mágico que puede reinterpretar o mirar nuevas posibilidades plastificando mitos sincréticos de este Caribe hasta universalizarlos mediante las letras.
      Lamento no estar más cerca de Eva la Zarzamora pues hay páginas y páginas en la riqueza de su vida que demandarían horas y horas de abierta y chispeante conversación.
      Besos mi querida Cantaora!!!

      Eliminar
  17. gracias por tus huellas DILMAN
    y sobre este libro al igual que a EVA a mí nunca me gustó
    pero es un imperdible que te obligan a leer
    y para mi gusto personal-propio , no es de mis recomendados

    muy obra será , pero a mí me da lo mismo, no me llamó la atención
    hay otros cuentos de garcía márques mucho mejores
    como "sólo vine a hablar por teléfono"
    pero ya se sabe para gustos los colores

    buena semana

    ResponderEliminar
  18. Obligar a leer es como obligar a amar. En ese sentido si no hay inocencia y sinceridad de por medio no habrá matrimonio ja ja ja.
    Hace poco una amiga me comentó que su hija, una adolescente que actualmente es miembro de la sinfónica juvenil estaba loca por empezar a leer Cien años de soledad, le pregunté que se lo impedía, habían preguntado en varias librerías y no lo tenían, bueno yo tengo varias ediciones, es una manía que tengo con los libros que en parte me han transformado ja ja ja, estábamos cerca a mi casa así que le dije que esperara porque su hija hacía rato tenía su libro esperando por ella. Y así fue, me llenó de alegría ser parte de este ritual que me hizo sentir como el portador de una antorcha que encenderá de estrellas una nueva galaxia, un nuevo universo!!! donde brotarán tantas nuevas rosas y tantas nuevas vidas!!! fantástico.

    Como dije anteriormente, aparte de hacer proselitismo garcía marquiano ja ja ja, el propósito de la edición es dar una mirada sobre la facultad espiritual de enfrentar el mundo desde el pensamiento y desde la estética. En este caso concreto hemos visto que la visión de la muerte no es unívoca ni es un monopolio de algún pensamiento en particular, que los colores por ejemplo con que pintan las señales de nuestro destino y nuestros sustentos de vida podemos con todo derecho pintarlos a nuestra manera y hasta elegir la interpretación de nuestra propia muerte y con ello la de nuestra propia vida. Se trata de sopesar nuestras posibilidades de libertad usando los inmensurables recursos de la estética, como le decía a nuestra querida Laura Uve se trata de llegar al cielo por la vía del corazón despierto ja ja ja.
    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
  19. hay quienes se casan sin amor y conviven sin amor y duran 50 años sin dramas, (soy testigo de varios), así que el matrimonio es un contrato de bienes y servicios si se mira de forma cruda y sin rosadas ilusiones
    lo mismo pasa con la gente que escribe, quienes hacemos versos o entre quienes escriben cuentos, siempre la crítica es más desnuda , más ácida, más descarnada, y la verdad es que importa repoco la opinión de los críticos literarios que las agencias contratan ,los medios
    La literatura toda es un arcoiris infinito, y lo que para ti es genial, para otros es una lata y no por ello los criterios son desechables, el autor seguirá escribiendo gustándole o no a la gente , pues como una vez me lo dijo una poeta ya mayor, para cada autor siempre , pero siempre, habrá lector interesado

    buena jornada

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Crítica entendida como proceso que compromete análisis y síntesis, deducción e inducción, tesis y antítesis puede apartarse enormemente de un simple criterio u opinión, hay una enorme distancia entre crítica y opinión.
      El crítico por necesidad lee lo que ha de criticar, lo analiza, lo discute, y lo concluye.
      Puede gustar o no gustar determinada obra, por ejemplo Bethoven gusta o no gusta o medio gusta, pero si se va a discutir la genialidad del músico entonces entran a jugar otras condiciones de razón y de discusión que compromete un conocimiento mínimo musical y sobre la obra del artista. Y es sobre la obra del artista con argumentos claros y concisos que se demuestra si su obra es una lata.
      Hay una anécdota que cuenta cuando a Giordano Bruno lo tenían amarrado al poste para quemarlo en la hoguera, el observaba cómo una anciana con suma indiferencia colaboraba con sus verdugos amontonando leña a su alrededor a lo que el mártir sólo atinó a exclamar. “Oh santa simplicidad”
      Llevo suficientemente tiempo leyendo Cien Años de Soledad y en ese proceso me he encontrado de todo, y nunca evito la discusión acerca de esta obra.
      Lichazul, si hay alguien que pueda demostrarme con argumentos críticos literarios y desde la misma obra que es una lata bienvenida sea la discusión. Y en esa discusión entonces podremos sopesar que criterios pueden ser desechables.
      Abrazos!!!

      Eliminar
    2. Incluso podríamos empezar con la cita de la novela que hago en esta publicación y que es tema de la edición.

      Eliminar
    3. Cielo, he leído a García Márquez hasta dejarlo en su carcasa...
      Agradezco a Licha su empatía. Gracias, Elisa.
      Creo, que mi análisis va más allá de algo que se lee desde las tripas y el corazón.
      Analicé Realismo mágico, y en el Reino de este mundo, me tropecé con lo real maravilloso...
      Dos conceptos.
      Dos visiones diferentes de entender tal vez una misma realidad.
      Te dejo mi visión estrictamente literaria y ante la que subscribo.
      Hace tiempo que las tripas, el sentimiento, el gusto, y todo aquello que no sé discernir, por mi propio entendimiento, no me dice nada.
      Aquí va el enlace.
      ;-)
      http://www.revistadeletras.net/el-reino-de-este-mundo-de-alejo-carpentier/

      Besos, mi Caribe.

      Real maraviloso...
      ;-)

      Eliminar
    4. Mejor este enlace que te quise enviar y se me perdió...
      ;-)
      Mil disculpas.
      http://fr.scribd.com/doc/6896151/Alejo-Carpentier-Prologo-al-Reino-de-este-mundo

      Eliminar
    5. Igual leí los dos enlaces, si mal no entiendo, lo que quieres expresar es la perenne discusión entre lo racional e irracional cuando dices "todo aquello que no sé discernir, por mi propio entendimiento, no me dice nada" Bueno, como discusión es algo que no está resuelto y como práctica de vida menos, y el presente es la mayúscula prueba de ello.
      Más sin embargo a la luz de la misma razón fue Freud quien sentenció la tercera herida narcisista a la humanidad cuando descubrió que no es la conciencia la que rige la conducta y comportamiento del ser humano si no muy por el contrario es la inconsciencia. A partir de esta conclusión que ya el mismo Nietzsche había tratado y desarrollado en su Zaratustra con la superación del ideal ascético, la estética en adelante reforzó su papel como garante de validación vital y fueron varias las ciencias sociales que se volcaron hacia nuevas investigaciones sobre el mito. Ya lo dijo el mismo Borges "La última verdad de la historia es el mito..." Algo que en parte coincide con esto que encontré en el último enlace que dejas: "Y es que, por la virginidad del paisaje, por la formación, por la ontología, por
      la presencia fantástica del indio y del negro, por la Revelación que constituyó su reciente descubrimiento,por los fecundos mestizajes que propició, América está muy lejos de haber agotado su caudal de mitologías."
      Caudal de mitologías que dan para lo real maravilloso, el realismo mágico, el budú, la santería, la burundanga, el guagancó, el bolero, la bomba, la guaracha, la cumbia, el vallenato, el merengue, el reagaton, el calipso, el ron havana y el cienfuegos, el flor de caña, el curazao, y sería imposible hacer el inventario del patrimonio cultural sincrético de este continente y de este caribe, como sería imposible imaginar todo lo que viene ja ja ja, yo creo que si Zaratustra o Zorba vuelven a nacer lo harían por acá cerca del sol caribe ja ja ja.
      Mejor paro porque ya le metí candela al rancho.
      Besos mi Cantaora y gracias muchas gracias por tu tiempo y visita realmente mágica ja ja jay valiosa para esta página!!!.

      Eliminar
    6. Creo que últimamente, cada cual va pa su ranchito...
      Hace una tequila con un bolero???
      Venga.
      Un beso, mi Caribe.
      Yo ya no estoy pa más peleas.
      Quédate con la razón.
      Kant hasta te lo agradecerá, de irme lo haré siendo una mujer completa,
      :P

      y Sonrío.
      Bss.

      Eliminar
    7. El tequila hace con todo, especialmente con la ranchera, pero como se trata de rancho mejor mandémonos un aguardiente porque hoy es viernes y hoy lo vamo a tumbá con Kant y todo adentro ja ja ja.
      Besos mi Completa Cantaora!!!

      Eliminar
  20. En mi caso la leí hace años pero una sola vez.
    Ahora, al leer tu reseña, me han dado ganas de leerla de nuevo.
    Como dice Lichazul: para gustos colores.
    A mí me parece una obra magnífica.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  21. Querida Belén aprovecha esas ganas porque esta obra es un verdadero taller y escuela de escritura tanto para cuentistas, novelistas, prosistas y poetas, ah! y también para periodistas. Y no digo que para filósofos!!! ja ja ja.
    Como estamos en el tema de la muerte te dejo este escrito de Gabo que algo trata de ella: El argentino que se hizo querer de todos
    Besos!!!

    ResponderEliminar
  22. Que hermoso viaje al que me has llevado de la mano del hombre más soñador , ese que su imaginación caminaba por delante de sus pies. ¡José Arcadio!
    Gracias por llevarme a macondo y poder oler el aroma de las flores amarillas . ¡Gabo es un genio! , Gracias pro compartir esta entrada, un abrazo fuerte con olor a guayaba.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ja ja ja recuerda la conclusión Borgeana "Nuestro deber es imaginar..." a partir del portento de la imaginación que es un don que a todos se nos otorga, pero que no todos usan generalmente por imposición cultural, podemos activar el cordón umbilical con la magnificencia universal. Si hay algo que caracteriza al universo es su infinita magnificencia y en ese sentido somos puntos de magnificencia y de riqueza sin límites pero estamos presos como un código en la botella arrojados a la inmensidad del mar, o como genios dentro de la lámpara en cualquier punto del desierto. Ja ja ja basta que un corazón enamorado frote la lámpara o se encuentre la botella en cualquier playa y libere su interior y allí empieza a correr la historia.
      A modo de provocación deslicé la tradición de los calzones amarillos los 31 de Diciembre, nota como los mitemas juegan en la cadena y entretejidos socio culturales, Ursula atemorizada por su madre porque se había casado con su primo José Arcadio diciéndole que iban a tener iguanas en lugar de hijos optó por ponerse "...antes de acostarse un pantalón rudimentario que su madre le fabricó con lona de velero y reforzado con un sistema de correas entrecruzadas, que se cerraba por delante con una gruesa hebilla de hierro..." El cómo José Arcadio y Ursula pudieron abrir ese pantalón rudimentario origina todo un nuevo mundo llamado Macondo, el poder de la imaginación no se limita a quitar ese pantalón o bajar esos calzones y ya estuvo, todos felices y contentos, luego de eso puede haber toda una obra como Cien años de soledad, ja ja ja.
      Gabo un genio, te diré que estuve buscando un texto para citarlo aquí en esta respuesta pero no lo encuentro, se trata de un estudio comparado de la estructura argumental de varias novelas a partir del Quijote, pasando por la Divina Comedia, La comedia humana, En busca del tiempo perdido, El Ulises...y Cien años de soledad y solo la armazón y arquitectura del argumento ya dan testimonio de la genialidad del escritor, si lo encuentro más tarde lo cito aquí, pueda que le sirva a alguien interesado en el tema.
      Ja ja ja ya con estimular el sentido del olfato tenemos materia para adentrarnos en el universo garcíamarquiano, cosa para nada caprichosa pues tan meticuloso es este novelista que para escribir el Otoño del patriarca estuvo buscando los olores propios del calor caribe mientras lo escribía en España, para lo cual sembró algunas plantas aromáticas que le recordaran el Caribe, de allí nace la famosa frase del "olor de la guayaba" cuando le preguntan a qué regresó a Colombia y el responde "...a recoger el olor de la guayaba..." Como ves nada caprichosa la respuesta.
      El tema da para hablar y hablar y hablar y cuando se lubrica con algo de boleros y un poco de ron entonces el tiempo pierde su afán y dimensión ja ja ja.
      Besos Poeta!!!

      Eliminar
  23. Si no fuera porque el amarillo está mal visto en el teatro..... jejeje, yo quiero alfombra roja a mi último paso...y que después se haga una fiesta en honor a mi vida y no a causa de mi muerte.
    Un abrazo enormeeeeee!!!! Besos, besos y más besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Querida Nakrama pero eso solo es en el tablado, allá en el escenario, ya fuera y dentro del otro escenario que es la vida ya juegan otras energías y dinámicas ja ja ja. En mis respuestas a distintos comentarios ya se dan ejemplos claros ja ja ja.
      Bueno, anotado queda, que haya alfombra roja y fiesta en honor a la vida de Nakrama ja ja ja!!!
      Gracias por tu visita mi querida Directora!!!
      Un abrazo más largo que tus mismas ausencias de blog. Besos y besos!!!

      Eliminar
  24. Aristos, me llegó primero "La hojarasca". Cursaba el primer año de secundaria y renunciaba al desayuno del instituto y reunía día a día ese dinero para comprar libros. Éste fue el primero, por barato, que compré de García Márquez. Después adquirí "El coronel no tiene quien le escriba" y en el estante de la librería permanecía inalcanzable un libro "gordito" en el que podía leer en su lomo "Cien años de soledad". Ahorré dinero para "El túnel" de Sábato, para "Los adioses" de Onetti, "La ciudad y los perros" de Vargas Llosa, "Los santos Inocentes" de Delibes, "Concierto barroco" de Carpentier, "Los premios" de Cortázar, "Ficciones" de Borges...y Cien años de soledad, en el estante inalcanzable. Y no fue hasta mi cumpleaños en otoño cuando logré amasar una fortuna para comprar la novela de García Márquez. Por supuesto que aún la conservo como un "incunable" aunque en el transcurso del tiempo y mi deteriorada vista he tenido que hacerme con otra edición con la letra más grande.
    Excelente elección amigo para recordar y releer.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Amiga Felicidad Batista bonita y tierna historia nos cuentas acerca de tu biblioteca y de cómo llegó allí esta magistral novela.
      Todo ese acerbo de literatura se nota en el peso y estilo de tu pluma que continúa y reaviva el fuego de las letras iberoamericanas.
      Alegra mucho tenerte cerca como cultora de esta grandiosa herencia de Cervantes.
      Besos querida Artista!!!

      Eliminar
  25. buena semana, te vi entrar en mi espacio, pero guardaste silencio
    abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Regularmente entro a tu espacio y a otros y a veces no comento en la primera visita pero lo hago luego. Los silencios también hablan ja ja ja.
      Abrazos Poeta!!!

      Eliminar