jueves, 16 de noviembre de 2017

Pecado Metafísico de Adán y Eva


En nuestro pecado original
la inocencia de la manzana
desnudó el color metafísico
de la serpiente.

Nuestro paraíso fue el sexo.

Y la palabra amor en tus labios
creó el agua y los cielos,
y esta tierra y todas las tierras.

La furia ciega y los bermellones
de la sangre y de la guerra
jamás salpicaron nuestros estandartes
entre el sol y las espigas.

Fuimos la canción victoriosa
que clamaba el corazón del mundo.

14 comentarios:

  1. Preciso poema Aristos, y si es el culo que has colocado para que te cuento. Entre Adán, Eva y la jodida serpiente, nos cagaron la vida. Con lo bien que estaríamos todos, en pelotas y dándole a la cigala.

    Fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajaja la foto es de la red. Rafa es que solos en ese bosque sin nada encima y sin tener que hacer a cualquiera le da por pensar cochinadas.
      Un abrazo y gracias por tus siempre amenos comentarios jajajajajaja

      Eliminar
  2. Respuestas
    1. Gracias por tu participación y expresión.
      Besos querida Liliana!!!

      Eliminar
  3. Un poema cargado de erotismo, y después de eso, queda algo más????. Besos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Como meditadora que eres ya tienes una respuesta. Después de eso está el todo y el principio de toda vida entusiasta y convencida...el vértigo de la infinitud y de la eternidad. He seguido con detalle tus apuntes siempre rebosantes y sugerentes de silencio y contemplación...
      Besos querida Artista!!!

      Eliminar
  4. "Nuestro paraiso fue el sexo"

    Y el sexo se hizo carne y habitó entre nosotros.

    Amén.

    Sugerente poema como tú mismo, que no se agote nunca esa llama que incendia y que posees para disfrute nuestro.

    Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajajajajajaja Amén querida Luna!!! Esto de jugar con los mitos siempre será un afrodisíaco. Los mitos son concentraciones de pasión y fuerza en la búsqueda de vibrantes enigmas. Ser Ulises en el presente o en el pasado es elevar todas nuestras capacidades humanas al tope.
      Entusiastas besos navegante de las letras!!!

      Eliminar
  5. Recostados en el árbol del bien y del mal gozaron de placeres y amor sempiterno, hasta que la tentación se hiciese carne, y encarcelasen sus instintos redimiéndolos.
    Y llegó el castigo, y privó de libertad los cuerpos, y vendó las almas y todo fue un inmenso campo de ira, caos, y desconcierto.
    Porque sin "caverna... no hay mito" ;)

    Mil besos, mi Caribe.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso de recostarse en el árbol del bien y del mal a ritmo y embate de la carne amorosa es para sacudir todos los mitos y hacer retumbar todas las cavernas jajajajajaja. Pero que puede uno decir que una artista del canto no haya dicho ya en estas materias de reivindicación de alegría y celebración en letras de bolero y duende flamenco.
      Besos mi Cantaora!!!

      Eliminar
  6. Hermoso!
    Sigue escribiendo amigo, tienes un don, y los dones se comparten...
    Abrazos siempre.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Escribir es vivir...y a intensidad de contemplación y fiesta!!! Siempre los mitos contienen una embriaguez a la que es imposible sustraerse.
      Besos mi querida Adriana Alba!!!

      Eliminar
  7. Me encanta la ratificación del sexo como paraíso, y su deriva "Y la palabra amor en tus labios
    creó el agua y los cielos,
    y esta tierra y todas las tierras.

    UN abrazo. Carlos

    ResponderEliminar
  8. El sexo nos regresa a esa energía y material primordial de la que está hecho el universo, de hecho uno de los niveles que se alcanzan en la meditación constante es llegar a este estado hasta trascender a la gravitación y hábitat del corazón, del amor. Pero estamos programados para no dar ese paso y asumir la constante desunión, el aislamiento y la soledad impuestas. Es el amor quien crea todo lo creado y lo que está por crear.
    Abrazos Poeta!!!

    ResponderEliminar